20 mayo 2024, 08:49 AM




Bruno, el perro de rastreo que dio nombre a la nueva plaza de San Fernando

Bruno, el perro de rastreo que dio nombre a la nueva plaza de San Fernando

Por Sabrina García y Manuela Herrera

Conversamos con Raquel Peralta, adiestradora de Bruno, quien nos compartió más acerca de la historia de este perro que participó en 283 casos diferentes a lo largo de su desempeño rastreando personas vivas.

La nueva plaza de Lugones y Santa Rosa, inaugurada hace menos de dos semanas por el municipio de San Fernando, no solamente cuenta con un canil y está ubicada al lado del Centro de Atención Animal municipal; también le debe su nombre a un perro de rescate de nuestra ciudad, Bruno.

“Es hermosa la plaza. Es un espacio de distracción para la gente cuando venga a atenderse a Zoonosis; más que nada para que los perros no estén tan tensos en un solo lugar”, explica Raquel Peralta, adiestradora de Bruno.

– Contanos un poco acerca de la historia de Bruno. ¿Cómo empezó a ser un perro de rastreo?

Bruno es un perro que lo daban en adopción por las características que él tiene: al ser un perro de cacería, es un perro hiperactivo y necesitaba tener un desahogo, ya de por sí, por la energía que tenía. Empezamos a buscar diferentes juegos, diferentes disciplinas para poder hacer con él, hasta que llegó el momento en que Bruno eligió a Diego como su guía. Ahí empezamos a entrenar y pudimos ver que Bruno era un perro diferente a todos, que tenía unas cualidades que no todos los perros tenían y tratamos de focalizar en eso hasta lo que llegó a ser lo que es hoy en día. Hoy ya tiene 11 años.

– ¿Todos los perros pueden ayudar en el rescate de personas?

La disciplina se divide en diferentes áreas: tenés perros que hacen búsqueda de rescate, búsqueda de localización, perros que hacen búsqueda de cuerpo sumergido -que trabajan solamente en agua- y tenés perros que hacen búsqueda de cadáver. Hay muchas disciplinas con los perros. A veces no hace falta que el perro sea de raza para que pueda tener una disciplina, sino que nosotros le hacemos diferentes pruebas y mientras vamos haciendo esas pruebas de trabajo, vamos viendo cuáles son las cualidades que nos da el perro. Trabajamos según lo que nos da el perro, no le vamos a exigir más de lo que ellos nos puedan dar a nosotros, pero a veces lo que sí buscamos en la genética es perfeccionar ese trabajo que estamos haciendo con el perro. Sin discriminar a ninguna raza, lo que buscamos es una cualidad, le hacemos diferentes tests y mediante eso vamos viendo para qué disciplina se pueden trabajar los perros.

– ¿Podés contarnos un poco más acerca de tu rol en todo ese proceso y con Bruno?

Yo soy adiestradora y también soy formadora figurante. O sea, entrenamos a los perros, tanto para lo que es búsqueda de personas vivas y perros de deporte A mí me toca seleccionar el cachorro para ver qué es lo que va a hacer, qué disciplina va a cumplir. No es fácil porque uno muchas veces tiene que saber seleccionar. Cuando trabaja una persona y un perro, se llama binomio. Cuando el binomio no puede interpretar lo que el perro te está diciendo, es difícil. En este caso, el binomio de Bruno es Diego.

– ¿Cómo funciona el binomio de Diego y Bruno?

Diego es el traductor: Bruno te está mirando y Diego ya sabe qué es lo que está diciendo. Y yo voy atrás como auxiliar, transmitiendo lo que me está diciendo Diego de las marcaciones que está haciendo Bruno. El lenguaje entre el binomio, la comunicación, el vínculo que hay es muy importante. Porque si no hay vínculo, no hay trabajo. Ese es el tema. Generalmente en esto que es rastro específico, que es el caso de Bruno, se trabaja así únicamente con un solo guía. Después tenés los perros, por ejemplo, que hacen detección de sustancias ilícitas, que muchas veces tienen dos o tres guías, porque son perros que trabajan en zonas abiertas. Perros de grandes áreas también tienen un solo guía, trabajan suelto. Es un trabajo incansable, porque uno tiene que saber medir el tiempo que uno va a trabajar con el perro. O sea, si nosotros trabajamos 24 horas corridas sin descansar, quedamos destrozados. Vos imaginate un perro que está dos horas metiéndose en lugares inaccesibles en los cuales nosotros no nos podemos meter. Es triste, es desgastante y bueno, cansa también,

– ¿Podés contarnos acerca de alguno de los 283 casos en los que trabajó Bruno?

Bruno tiene 283 procedimientos y los casos concurridos son un poco menos. Casualmente el otro día con el tema de la inauguración estuvo una de las personas que fue localizada con vida gracias a Bruno después de estar 28 horas secuestrada en un descampado. Un profesor que gracias a Dios hoy en día puede compartir su vida con su familia y su nena, que era lo que más importaba en ese momento. Bruno ya hace 3 años prácticamente que no está trabajando porque empezó a tener problemas de displasia. Pero hubieron muchos casos que te marcan. Cada búsqueda es diferente y vos cuando tenés una familia, tenés hijos de por medio, hay muchos casos que a veces vos llegás y decís “pero podría haber sido mi sobrino, podría haber sido mi hijo”. Yo tengo a mi papá que es grande y nos tocó un caso de un abuelo en Lobos que tenía 80 años, demencia senil y Alzheimer. Fue una de las búsquedas que a lo mejor más nos marcó porque pudimos participar con nuestro hijo más grande. Y cuando ya dábamos todo por vencido, pensábamos que ya no lo íbamos a encontrar, tuvimos la suerte de que Bruno hizo la marcación en un cañaveral al costado de una laguna. En ese momento nosotros concurrimos a perros que hacen búsqueda de cadáveres en agua y grandes áreas. Empezamos a hacer un perímetro con los perros para poder ver dónde exactamente estaba este abuelo y, gracias a las marcaciones de Bruno, se pudo localizar.

– ¿Cómo fue enterarse que la plaza iba a llevar el nombre de Bruno?

Primero el director de Zo0nosis, Hernán Zubizarreta, me dijo que había una posibilidad. Y después me llamó Santiago Aparicio y me lo confirmó. La verdad que me puse a llorar, me emocioné. Porque es el único perro en el país… estuve googleando a ver si hay otro perro que tenga una plaza y no. Es el único perro en el país. La verdad que el intendente se la re jugó, porque… a ver, poner el nombre a una plaza de un perro… nosotros sabemos, lo sufrimos en carne propia, las horas que no estuvimos en casa, que dejamos a los chicos solos para ir a hacer búsqueda, todo sin fines de lucro. Esta es una gratificación enorme. Como decimos siempre nosotros: la vida de una persona no tiene precio. Y esto que hizo Juan Andreotti tampoco. Como vecina, todos los vecinos nos reciben, lo ven a Bruno y te emociona porque lo reconocen.

Compartir en:

Tags assigned to this article:
Brunoperro de rescaterastreoSan Fernando

Related Articles

¿Cuál es la situación del ciervo de los pantanos?

Por Sabrina García y Manuela Herrera La especie es Monumento Natural de la Provincia. Sin embargo, la caza furtiva es

Una familia recorrió mil kilómetros en bici para visitar su tierra natal

Por Sabrina García Kevin Bojanich (25), Narela Melo (24) y Thiago (4) recorrieron en bicicleta 1000 kilómetros desde Buenos Aires

Manifestación por la Ley de Humedales: “Tiene que salir el proyecto consensuado por más de 200 organizaciones”

Por Sabrina García y Valentina Frare Tal como estaba previsto por el emplazamiento de la última sesión de Diputados, una

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment

<